miércoles, 24 de septiembre de 2008

Reflexiones varias

Asistí al XVI congreso internacional de la Asociación Junguiana del Brasil en Rio de Janeiro, el fin de semana anterior, sobre el tema Gaia, inidividuación y sociedad. Haciendo un balance general, creo que realmente valió la pena la experiencia de asistir durante tres días a las conferencias, en su gran mayoría de autores brasileros.

El congreso despertó en mí muchas reflexiones tanto académicas como personales, algunas de las cuales me gustaría compartir acá.

Por un lado, fue muy interesante encontrarme con mis compañeros de formación y mis profesores en un ambiente completamente diferente al de las clases semanales. Ver a algunos de mis profesores, que para mí son verdaderas autoridades en cuanto a la Psicología Junguiana, nerviosos al presentar sus conferencias, fue una oportunidad de “retirar algunas de mis proyecciones” de autoridad y sabiduría y ver una dimensión totalmente humana en aquellos que para mí son una especie de dioses del conocimiento. Esto puede sonar exagerado o absurdo, pero en mi caso tiendo a revestir de autoridad a esas personas que muestran dominio de temas relacionados con Psicología Analítica y que por su experiencia se han ganado un reconocimiento en esa área.

Por otro lado, es claro que el nivel de difusión y de arraigo de la Psicología Analítica en Brasil es enorme y deseable para Colombia, que se encuentra dando los primeros pasos en esta área. El primer congreso de la Asociación Junguiana de Brasil fue realizado en 1993 con la asistencia de 45 personas. Hoy, existen 6 sociedades en el Brasil, que han formado a cientos de analistas durante estos años.

En Colombia, gracias al esfuerzo de Juan Carlos Alonso y de los miembros de la Asociación para el Desarrollo de la Psicología Analítica (www.adepac.org), el sueño de fomentar el estudio del pensamiento junguiano y la posibilidad de contar con analistas en nuestro país es cada vez más cercana. En todo caso, el camino para los latinoamericanos ha sido largo y difícil, como en su momento lo fue para México, Brasil y Venezuela, que ofrecen formación de analistas y para Uruguay y Chile que ofrecen maestría en Psicología Analítica.

Como decía anteriormente, el tema del congreso fue Gaia, inidividuación y sociedad, tema muy pertinente para estos días en los que la concientización de la crisis ecológica planetaria tiene cada vez más espacio. Y creo que de eso se trató exactamente el congreso, de generar conciencia de una crisis que al afectar a Gaia nos afecta a nosotros, como individuos esencialmente ligados a la naturaleza. Este será tema de un próximo post sin duda, pero no quería dejar de mencionarlo en esta mirada general del congreso.

Otro punto llamó mi atención, entre otras cosas por haber trabajado durante varios años en el área de tecnología y educación. Es muy llamativo ver cómo, en general, nosotros los psicólogos somos un gremio bastante alejado de lo tecnológico, reforzando aquel estereotipo de que en las ciencias humanas nuestra tecnología es el libro.

Teniendo en mente comenzar mi blog, quise tomar notas en un pequeño portátil en vez de hacerlo a mano en una libreta. Como era de esperarse, entre los cientos de personas en el público, no encontré a nadie que tuviera un portátil para este fin. Menciono que me parece bastante llamativo porque en el área de la informática educativa, donde además de ingenieros existen muchos profesionales de las ciencias sociales, es absolutamente normal tomar notas digitales y muchas veces publicar en vivo y en directo las anotaciones a medida que avanzan las conferencias. Después de “soportar” :) la burla y los comentarios de mis colegas sobre mi “sofisticación” por tomar notas en un portátil, terminé por volver al tradicional lápiz y papel cuando la batería se acabó y decidí no salir en una exploración por el salón de la conferencia en la búsqueda de una toma…

Y esto me lleva al siguiente punto de mi reflexión, que se refiere a que las presentaciones en este tipo de congresos generalmente son textos leídos con apoyo de Power Point. No tengo nada en contra del uso de ayudas visuales ni mucho menos, pero me parece que son un medio para reforzar o ayudar a comprender el mensaje y no un simple requisito de presentación de conferencias. Personalmente creo que el sentido de asistir a estas presentaciones es contar con la presencia del autor y recibir de primera mano la información de su conferencia. Sin embargo, no encuentro ningún valor en estar en presencia de un autor que se dedica a leer un texto sin interacción con el público… Realmente creo que el mensaje que se quiere comunicar es tan importante como la manera de comunicarlo.

Hubo un caso en particular que me pareció extremo y afortunadamente único entre las conferencias a las que asistí. Uno de los conferencistas puso en Power Point el texto de Word que se dedicó a leer a toda velocidad porque sólo tenía 20 minutos para su presentación. Pasado el tiempo límite sólo consiguió llegar a la página 5 de 17 y como el tiempo estaba agotado cerró ahí su “conferencia” sin decir más… Esto me parece tan inaudito que no puedo creer que cosas como estas pasen en un congreso con invitados de alto nivel. Lo más triste es que el tema de su conferencia era absolutamente interesante, por lo menos en las primeras y únicas 5 páginas que pudimos conocer!!! Sin embargo, quiero aclarar que fue el único caso en el que sucedió esto, pero es algo que personalmente creo que no tiene presentación (o sí la tiene, un texto de Word :)).

En fin, estas y muchas otras reflexiones vinieron a mi mente gracias a la experiencia de este fin de semana. Pienso que es una buena excusa para iniciar este blog que desde hace mucho tiempo venía aplazando.

Bienvenidos todos los comentarios, aclaraciones, dudas, opiniones, etc. etc.
Este es un espacio para publicar lo que pienso y espero que también sea un espacio para debatirlo.

3 comentarios:

Diego Leal dijo...

Bueno, bienvenida (finalmente) a la blogósfera!

Me alegra mucho que te hayas animado a iniciar esta aventura, pues estoy convencido de que es un excelente medio de ayudar a difundir información de muy alto interés que, por la barrera del idioma y por la relativa distancia de muchos profesionales de esta área con la tecnología (que tu misma mencionas), no es fácil encontrar.

Mucho ánimo con este camino, pues no será sencillo generar (y mantener) la rutina de escribir y publicar en línea. Lo digo por experiencia... Igual, desde siempre has escrito, asi que tengo la impresión de que este será un blog que, a diferencia de muchos otros, no solo sobrevivirá, sino que crecerá y tendrá un impacto importante en muchas personas.

Felicitaciones, y bienvenida de nuevo a la blogósfera! Ahora podemos comunicarnos en un medio más, adicional a los que ya tenemos! :D

MónicaDN dijo...

Sentí mucha emoción cuando supe que habías creado un blog, no solo porque es una manera más de acortar distancias sino porque sé que se convertirá en una herramienta adicional para conocer toda la experiencia y aprendizaje que estas adquiriendo en Río para formarte como analista jungiana.

He logrado acercarme al mundo de Jung gracias a ti. Entenderlo y vivirlo es una experiencia que toma años (y claramente yo todavía estoy en el nivel -10), pero cada conversación que tengo contigo me hace entrar a ese universo mágico de los sueños, de la simbología y del inconsciente colectivo, que nos demuestra, entre otras cosas, que todas las respuestas llegan a nosotros de una u otra manera.

Gracias por compartir con nosotros este “nuevo” camino que estas recorriendo, gracias por hacernos parte de él y gracias por abrir un espacio para que podamos reflexionar e intercambiar experiencias en la búsqueda del conocimiento y entendimiento de este sencillo y a la vez complejo camino de la vida.

Ten la seguridad que entrar a tu blog será parte de mi rutina semanal, así que tienes el reto de mantenernos entretenidos, informados y sorprendidos!

Que tus sueños te iluminen!

Ana María Salazar Villegas dijo...

Gracias a los dos por sus generosos comentarios. Es por la posibilidad de tener lectores como ustedes que tiene sentido para mí empreender este camino.

Besos y abrazos